SIRV
Sociedad Internacional de Rehabilitación Vestibular

vestib.org el Sitio Internet para la Reeducación Vestibular

Neurinoma del acústico

Este schwannoma se desarrolla a expensas de la vaina de Schwann del nervio vestibular, en el conducto auditivo interno (CAI), a partir del ganglio de Escarpia.

En la entrevista clínica se descubre un desequilibrio (tambaleos al andar). Esta inestabilidad aumenta en la oscuridad y puede aparecer al realizar movimientos bruscos de la cabeza.
Cabe señalar que esta sintomatología parece prestarse a confusión con las consecuencias de medio o largo plazo de un disfunción vestibular aguda unilateral mal rehabilitada.
Sin embargo, el diagnóstico diferencial es sencillo; no se ha producido en ningún momento un vértigo inicial muy agudo de varios días de duración.
Existen signos auditivos homolaterales: hipoacusia (y no presbiacusia) de comprensión (teléfono, etc.).

En el examen se descubre:
1 - Una sordera de percepción unilateral, a menudo, asociada a una inteligibilidad vocal deficiente
2 - A veces, un ligero nistagmo espontáneo horizontal en videonistagmografía
3 - Una hiporreflexia homolateral, la mayoría de las veces, compensada
4 - Un PEA (potencial evocado auditivo) con una prolongación del intervalo I-V o una desorganización del trazado.

El diagnóstico se confirma por medio de una IRM (imagen por resonancia magnética) (ponderada en T1 o T2 con gadolinio, Gd, en I.V.) centrada en el CAI, el nervio vestibular y las estructuras centrales posteriores.

Evolución: el desarrollo del tumor en el ángulo pontocerebeloso provocará la aparición de signos vestibulares centrales:
- nistagmos verticales o multidireccionales pervertidos,
- un IFO (índice de fijación ocular) demasiado bajo,
- un seguimiento sacádico,
- sacadas disimétricas (hipermetría o hipometría en la precisión) con sacadas de recentrado.

El tratamiento del schwannoma del acústico es quirúrgico. La primera vía electiva es la translaberíntica. Es la única que permite evitar las secuelas cerebelosas.
La vía subpetrosa, cuando el tumor es intraductal (CAI), y la vía retrosigmoide, cuando el tumor se encuentra en el ángulo pontocerebeloso, permiten intentar conservar una audición homolateral socialmente útil cuando resulta imprescindible.
Aunque la intervención alivie en mayor o menor medida los trastornos del equilibrio, es indispensable efectuar una rehabilitación vestibular, sobre todo en los casos en los que la arreflexia previa a la cirugía no es completa.
A menudo, la HF se utilizará debidamente para "domesticar" el sistema en preoperatorio después de haber consultado al cirujano.
En postoperatorio, la personalización de la rehabilitación prevalecerá sobre cualquier protocolo "fijo".

WEBSITE MAPPA  |  NOTAS LEGALES  |  Contacto  |  DERECHOS DE AUTOR 2009 © SIRV